Ambrose Bierce
Ilust.: Santiago Caruso

Trad.: Patricia Willson

En 1680, el remoto monasterio de Berchtesgaden en los Alpes bávaros fue el escenario del desgraciado amor entre Ambrosio, un joven franciscano, y Benedicta, la hija de un verdugo. Dos siglos más tarde, Ambrose Bierce interpretó los siniestros pormenores de la leyenda hasta convertirla en su única novela y en una de las cimas de la literatura gótica, en la que se mezclan la fe, el deseo, la culpa y la redención.

La historia de El monje y la hija del verdugo empieza con la llegada del joven franciscano que, horrorizado por el trato de los habitantes de la zona hacia la muchacha a causa de la ocupación de su padre, emprende una lucha para protegerla bajo el pretexto de la caridad cristiana. Sin embargo, poco a poco y sin darse cuenta, irá cayendo en una fatal atracción de la que tratará de huir.

El admirable suspense de estas páginas discurre en unos paisajes alpinos de naturaleza abrupta y lúgubre, que influyen tanto en la historia como en los propios protagonistas, impregnados de un aura morbosa que les arrebata los sentidos y los conduce hacia las más bajas pasiones. Este clima de terror se ve potenciado por los esgrafiados de Santiago Caruso, que se abisman en este relato de amor prohibido, destrucción y tragedia. «Decir que se centra el conflicto en la lucha entre Amor y Misión sería generar un gastado déjà vu. Yo lo concibo como una batalla entre Naturaleza y Religión. Pensé entonces en pintar lo animal y lo vegetal invadiendo la percepción de la moral del mundo del Hombre y de Dios», explica el ilustrador argentino.

Ed. Rústica
16 x 24 cm

144 pp. 
ISBN: 978-84-1231-432-8

 

Ed. Cartoné con sobrecubierta
16,5 x 24 cm
140 pp. 
ISBN: 978-84-9241-286-0

El monje y la hija del verdugo

$3.950
El monje y la hija del verdugo $3.950
Entregas para el CP:

Medios de envío

Ambrose Bierce
Ilust.: Santiago Caruso

Trad.: Patricia Willson

En 1680, el remoto monasterio de Berchtesgaden en los Alpes bávaros fue el escenario del desgraciado amor entre Ambrosio, un joven franciscano, y Benedicta, la hija de un verdugo. Dos siglos más tarde, Ambrose Bierce interpretó los siniestros pormenores de la leyenda hasta convertirla en su única novela y en una de las cimas de la literatura gótica, en la que se mezclan la fe, el deseo, la culpa y la redención.

La historia de El monje y la hija del verdugo empieza con la llegada del joven franciscano que, horrorizado por el trato de los habitantes de la zona hacia la muchacha a causa de la ocupación de su padre, emprende una lucha para protegerla bajo el pretexto de la caridad cristiana. Sin embargo, poco a poco y sin darse cuenta, irá cayendo en una fatal atracción de la que tratará de huir.

El admirable suspense de estas páginas discurre en unos paisajes alpinos de naturaleza abrupta y lúgubre, que influyen tanto en la historia como en los propios protagonistas, impregnados de un aura morbosa que les arrebata los sentidos y los conduce hacia las más bajas pasiones. Este clima de terror se ve potenciado por los esgrafiados de Santiago Caruso, que se abisman en este relato de amor prohibido, destrucción y tragedia. «Decir que se centra el conflicto en la lucha entre Amor y Misión sería generar un gastado déjà vu. Yo lo concibo como una batalla entre Naturaleza y Religión. Pensé entonces en pintar lo animal y lo vegetal invadiendo la percepción de la moral del mundo del Hombre y de Dios», explica el ilustrador argentino.

Ed. Rústica
16 x 24 cm

144 pp. 
ISBN: 978-84-1231-432-8

 

Ed. Cartoné con sobrecubierta
16,5 x 24 cm
140 pp. 
ISBN: 978-84-9241-286-0